Si pensabas que sólo había muñecas eróticas para hombres, te equivocabas. El muñeco erótico puede ser un fiel compañero también para ellas. Como las bolas chinas, el muñeco erótico es un juguete perfecto para las féminas. Pueden ser muchas las razones por las cuales quieras un muñeco erótico. Quizás son los perfectos compañeros para almas solitarias, o el tercer mosquetero en un menage a trois. Los motivos los buscas tú, un sex shop te ofrece mil opciones. Para elegir un muñeco erótico de los muchos que hay en el mercado es necesario saber algunas cosas. Para empezar que los precios varían según el material y este influye bastante en la satisfacción sexual. Muñecas Kokeshi vibradoras  Si has pensado en adquirir un muñeco erótico para probar y experimentar un poco, lo ideal es que te hagas con uno hinchable. Procura que el muñeco erótico venga con un inflador, para no cansarte antes de empezar a jugar con él. Quizás requiere más esfuerzo que usar las bolas chinas…. pero merecerá la pena. Otra opción es un muñeco erótico de látex. Es más resistente que los hinchables pues se eliminan las costuras. El tacto también es diferente y todo adquiere un cariz más real. El precio de un muñeco erótico de látex es algo más caro que el hinchable, pero la diferencia se nota. Por último, existe un muñeco erótico de silicona. Es más caro que los anteriores pero la experiencia merece gastarse unos euros de más. El tacto se asemeja mucho al de un cuerpo humano, por la consistencia y la suavidad del material. Además incorporan vibrador y hay mucñecos eróticos con penes más o menos grandes. Teniendo opciones así, ¿te conformas solo con las bolas chinas?