Los Sex Shop cada vez son más sofisticados, han pasado de ser una tienda erótica a una boutique en la que el placer no está reñido con el glamour. Es decir, los artículos eróticos tienen también su etiqueta de producto selecto. Es lógico que con la especialización y la inversión en el diseño y el desarrollo tecnológico de los juguetes eróticos estos se conviertan en auténticos artículos de lujo. La sociedad demanda productos de calidad, y como es sabido el cliente siempre tiene la razón. Una boutique erótica como Nohaysecretos pretende poner al alcance del público una selección de juguetes eróticos de calidad y de total confianza. Por eso uno de los lemas debe ser un buen asesoramiento, y la proximidad y exclusividad de una boutique erótica es perfecto para ello. Las tiendas eróticas se han convertido en verdaderos templos del placer donde los más exigentes pueden ver cumplidos todos sus caprichos. Es por eso que las boutiques eróticas ponen a la mano de todo el mundo juguetes, cosméticos, afrodisíacos y lencería erótica, entre otros, de la más alta calidad y diseño. La ventaja es que las boutiques eróticas no son necesariamente caras, la gama es extensa y siempre se ofrecen interesantes ofertas. Por ejemplo, la primera vez que se adquiere un juguete erótico es recomendable echar un vistazo a las ofertas y a los diferentes pack eróticos. Por lo general un pack erótico está surtido con todo lo necesario para la primera vez que usamos un juguete de estas características. Un ejemplo son los packs “mi primer vibrador”, que vienen equipados con una guía y el lubricante recomendado. Lo mismo ocurre con otros juguetes eróticos. Hay packs eróticos de iniciación para consoladores, bolas chinas, sexo anal… Sin embargo, la variedad de packs eróticos que ofrecen las boutiques no se limitan a los packs de iniciación. Hay ofertas interesantes sobre nuevas gamas de cosméticos, afrodisiacos y otros juguetes así como lencería erótica. Otra opción es crearse uno mismo el pack que mas se ajuste a nuestros gustos, exigencias o presupuesto. Solo hay que coger una cesta e incluir una muestra de todo lo que nos llame la atención; ¡si no lo pruebas no sabrás si te gusta!