Las bolas chinas no son un juguete sexual. Sin embargo, después de un entrenamiento intenso y regular, la musculatura pélvica reforzada, mejora las relaciones sexuales además de prevenir o remitir la incontinencia urinaria.

Bolas chinas Suelo pelvicoLas bolas chinas facilitan de forma amena el entrenamiento del suelo pélvico. Este sostiene la parte inferior del útero así como el esfínter de la vejiga y el ano. El debilitamiento de la musculatura pélvica puede deberse a problemas en el tejido conectivo, partos, repetidos esfuerzos físicos, malas posturas, o intervenciones médicas. Esto puede causar incontinencia de esfuerzo (pérdidas de orina al cargar peso, estornudar, reír, saltar, etc.). Con un entrenamiento adecuado existe la posibilidad de solucionar o prevenir dicha incontinencia. Reforzando el suelo pélvico se consigue además una vida sexual más saludable, pues este controla mejor la musculatura interna:

  • La mujer experimenta sensaciones más intensas durante las relaciones sexuales.
  • El hombre siente agradables contracciones musculares alrededor de su miembro.

¿Cómo se utilizan las bolas chinas?

Las bolas chinas se introducen en la vagina con un poco de lubricante dejando el cordoncito en el exterior. Es muy sencillo poner en funcionamiento la rotación de las bolas situadas en el interior de las bolas chinas, basta con poner en práctica ejercicios diarios tan comunes como caminar, correr, subir escaleras o simplemente tareas domésticas que requieran movimiento.

Con la vibración de las bolas internas, la pelvis siente que deja escapar algo (el llamado “Biofeedback”), y la musculatura se contrae de forma involuntaria. De este modo se entrena el suelo pélvico automáticamente. Después de su uso, las bolas chinas se extraen de forma sencilla tirando del cordoncito.

Las bolas chinas pueden ser usadas durante minutos o incluso horas, siempre que no haya molestias. Se recomienda ir aumentando poco a poco el tiempo de uso. Para fortalecer realmente la musculatura pélvica es necesario usar las bolas chinas de manera regular. El objetivo se conseguirá con un uso diario de unos 30-45 minutos, practicando actividades cotidianas.

“Un juguete de índole sexual para muchos pero, desde la óptica de la fisioterapia, las bolas chinas reeducan el suelo pélvico.” Fabiola Remiro Franco. Fisioterapeuta.

Bolas Luna. LAs bolas chinas de LELO