Fun Factory dio sus primeros pasos en el año 1995 pero hasta el año siguiente no se creo oficialmente. En Mayo del 2000 la empresa alemana de juguetes eróticos se desplazo a las actuales instalaciones en la ciudad de Bremen. Actualmente cuenta 80 trabajadores entre sus departamentos ocupando una superficie de 2400 m2. Juguetes eroticos de Fun Factory

Dirk Bauer y Michael Pahl como fundadores de Fun Factory sabían que el mercado no ofrecía juguetes eróticos refinados atractivos para las mujeres. Esto fue la mecha para poner la idea en marcha. El objetivo estaba claro, intentar cubrir este vacío con el desarrollo y fabricación de productos innovadores y simpáticos.

Juguetes eróticos que reúnan en sí buena estética, calidad y funcionalidad. Unos juguetes eróticos agradables a la vista que no se tengan que ocultar, atractivos y divertidos. La idea fue un éxito total. Fun Factory cambio con sus diseños la forma de ver el mercado de juguetes eróticos siendo hoy en día el mayor productor de estos en Europa y manteniendo una alta exigencia en innovación y calidad. Sin duda una marca de referencia.

Fun Factory demuestra continuamente que los juguetes eróticos pueden bonitos, alegres y por supuesto de alta calidad totalmente alejados de vulgaridades y estéticas de barrio chino. Diseños coloridos y muy divertidos rompiendo con todos los tabúes cercanos a personas de cualquier sexo y edad. Juguetes eróticos para parejas que no esconden sus deseos.

Todos los juguetes eróticos fabricados por Fun Factory están hechos de silicona, un material inofensivo para la salud. La silicona es, según la farmacopea, adecuada para utilizar en cosmética, alimentos o medicina. La silicona no es dañina y es agradable para la piel. No provoca alergias, es fácil de limpiar, inodora e insabora. Todos los juguetes eróticos de este material son suaves como terciopelo, sin perder, al mismo tiempo, la dureza necesaria. Adquieren rápidamente la temperatura corporal, así se tiene una agradable sensación a la hora de la penetración.