Uno de los juguetes eróticos más sofisticados del mercado es el tanga vibrador. Un mundo de sensaciones por descubrir en el universo femenino. Para las más atrevidas, para las más tímidas, para todas las que se atrevan a dejarse llevar por el placer en cualquier lugar. La oferta de juguetes eróticos femeninos es cada vez más amplia y más sofisticada. Son ideales para disfrutar en solitario o con la pareja. Además de proporcionar ratos de lo más agradables los juguetes eróticos nos ayudan a conocer nuestro cuerpo y sus reacciones a los diferentes estímulos. Las posibilidades a la hora de masturbarse no se quedan en los vibradores, en consoladores o bolas chinas. Una opción original es ponerse un sencillo e inocente tanga. ¡Claro que no será tan inocente cuando puede provocarte un orgasmo! Se trata de un tanga con un bolsillo para llevar siempre contigo un vibrador. Los beneficios de la masturbación no son meramente placenteros. Está comprobado que las mujeres que se masturban tienen una vida sexual más activa y enriquecedora. El uso de las bolas chinas, por ejemplo, fortalece los músculos pélvicos y los esfínteres urinarios, que con el tiempo previenen las pérdidas de orina. El tanga vibrador es otro de los juguetes que pueden ayudar a las mujeres a conocerse mejor. Y después es mucho más fácil guiar a la pareja, que sin duda agradecerá la información. Otro de los juguetes estrella es el muñeco erótico. Con forma de hombre o de mujer es un partener siempre dispuesto a calmar nuestra líbido. No proporciona las mismas sensaciones que una persona de carne y hueso pero promete pasar ratos muy excitantes y tremendamente divertidos. Las muñecas eróticas o sexydoll son las más populares y pueden emular el cuerpo entero o solamente la zona pélvica. Sin embargo, las mujeres también cuentan con muñecos eróticos con formas masculinas que incluyen penes de todos los tamaños y un tacto de lo mas suave. La sorpresa del tanga vibrador es que incorpora un control remoto. De este modo no eres tú la que tiene que tener el control de la situación, lo cual es si cabe más estimulante. ¿Te atreves a llevarlo en la próxima comida familiar?